Bordalba – Asociación Cultural "La Muriega"

Diario del viajero virtual…

José Luis Cortés Perruca

Licenciado en Historia, Profesor Tutor de la UNED Calatayud
y guía turístico «Mudéjar y +»

Articulo original de Facebook

08/04/2020
¡¡¡Buenos días!!! ¿ Qué os parece si preparamos un tupper con almuerzo y unas torrijas y nos vamos de ruta? ¿Preparados? pues si estáis listos os llevo de nuevo a la Comarca de Calatayud. Hoy nos toca un pueblo al que tengo unas ganas locas de volver para hacer una visita guiada y es …. BORDALBA.

Y es que el año pasado lo intenté pero no hubo manera de poder cuadrar fechas y visitas. Pero de este año no pasa que vuelvo con grupos (las tres veces que he estado fue toda una sorpresa para los tourist) no en vano escribí un artículo, en el que hablaba de una reliquia de la iglesia de Bordalba, que valió para que los de Cuarto Milenio lo sacasen en su programa.

Y es que Bordalba tiene algo especial… quizá sea por su condición de tierra de frontera lo que hace que, a pesar de formar parte del Reino de Aragón en el año 1120, tenga un marcado aire castellano en su patrimonio, quizá por haber pertenecido a la diócesis de Sigüenza hasta mediados de la década de los 50 del siglo XX.

Las ruinas de su castillo medieval vigilan todavía los inmensos campos cerealistas de Bordalba ( que por cierto ahora estarán preciosos). Cuenta la historia que este castillo mandado fortificar por Pedro III en el año 1271 fue el lugar donde el día 21 de enero de 1296, Alfonso de la Cerda se vio con Jaime II buscando apoyo de Aragón en sus pretensiones al trono de Castilla.

Al inicio de la Guerra de los dos Pedros ( 1357-1369) Pedro IV ordenó que los castillos de la zona de Ariza que no pudiesen ser defendidos se destruyesen y sus pobladores fuesen a refugiarse a Ariza. Entre estos castillos estaba el de Bordalba, no sabemos lo que pudo ocurrir pero lo que se documenta es que el lugar no se destruyó y que el tenente de la fortaleza Juan Jiménez Cornel entregó el castillo de Bordalba a los castellanos. Dos años más tarde, en 1359 sabemos que era administrado, por el concejo de Ariza, en nombre de Pedro IV rey de Aragón.

El 31 de marzo de 1381 Pedro IV vendió a uno de sus alféreces, el barón Guillem de Palafox, la villa de Ariza y sus aldeas (Bordalba, Embid, Alconchel, Monreal, Pozuel y Cabolafuente), que pasaron a constituir un señorío acorde con las constituciones de Cataluña (feudum honoratum) confiando el monarca en que Guillem fortificaría, guarnicionaría y defendería todas las fortalezas dependientes del castillo de Ariza que habían quedado completamente devastadas después de la guerra. A raíz de formar parte del patrimonio de esta familia los problemas con los nuevos señores fueron habituales en casi todas las poblaciones del señorio…. Pero eso es otra historia.

Llegamos a Bordalba y lo primero que vemos al llegar a la plaza es la coqueta iglesia de la Purísima Concepción. Datada por algunos estudiosos a finales del siglo XIII, es un armónico edificio de planta rectangular construido completamente en piedra. El interior consta de tres naves, sin crucero, y con una capilla mayor de planta cuadrada y testero recto. Sus tres naves están separadas por pilares cuadrilobulados con capiteles lisos, sobre los que descansan los arcos formeros apuntados que sustentan las bóvedas de arista con crucería simple que la cubren. En su estructura y decoración parece estar influenciada por el llamado gótico cisterciense. Al exterior se abre una portada renacentista del S. XVI época en la que se construyó la torre y la sacristía, en los siglos XVII y XVIII se añadieron dos capillas, la de los Vallejo y la del Santo Cristo.

El interior conserva un interesante patrimonio mueble. Llama la atención el espectacular retablo mayor dedicado a la Purísima Concepción. Se trata de un mueble de madera dorada y policromada salido de las gubias del artista bilbilitano Pedro de Jauregui , que sabemos lo llevó a cabo con ayuda de su hijo José y lo asentó en blanco en 1627.

La capilla de los hermanos Vallejo es fascinante. Fue mandada construir por los hermanos Francisco y Pedro Vallejo entre 1620 y 1664, fecha en la que se terminó de amueblar, para que sirviese de panteón familiar. Está presidida por un retablo relicario puesto bajo la advocación de la Asunción de María, escena que ocupa la calle central del mismo. Las casas de calles laterales y banco –en realidad son puertas abatibles– aparecen decoradas con imágenes de santos que se corresponden, una vez abiertas, con las reliquias que hay en su interior; las del lado del evangelio contienen las reliquias de los Santos Jacinto, Mauricio y Juan Presbítero y las de la epístola las de las Santas Eugenia, Úrsula y Laurenciana.

La capilla del Santo Cristo alberga una excelente talla de Cristo crucificado del siglo XVIII.

Junto a la iglesia se encuentra el antiguo cementerio y en el se levanta la huesera, un osario único en la Comarca. La plaza aparece presidida por una fuente de forja de Aberly instalada en 1907.

En el paraje de San Pedro encontramos las bodegas y los lagares que se arremolinan en un cerro coronado por la ermita dedicada al patrón de la localidad San Pedro Martir de Verona. Pero además los bordalbinos guardan especial devoción a la Virgen de los Santos cuya ermita se levanta en las cercanías de la localidad. La talla de la Virgen, del siglo XIII, es una de las más antiguas de la Comarca de Calatayud…

Se pueden contar muuchas más cosas de Bordalba pero con esto os dejo, que tengo otros menesteres….

Como siempre os digo… cuando acabe todo esto, salid de casa, id a recorrer Aragón… nuestra tierra está llena de lugares tan bonitos e interesantes como Bordalba donde sus gentes son increíblemente amables. Yo es uno de los lugares que este año, sin falta, pienso preparar ruta…

Las fotos como siempre, de Luisma García, Jorge Miret y las cutres (no fallan) de un servidor…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *